Farmacias antiguas en la Barcelona actual

El sábado 3 de octubre tuvo lugar la salida «Farmacias antiguas en la Barcelona actual» que sirvió como acto de clausura de la exposición Cerámica para la Salud.

Aunque el día se levantó lluvioso, la convocatoria fue un éxito, y más de 30 personas nos acompañaron para conocer dos farmacias completas de los siglos XVIII y XIX.
De la mano de Josep Maria Rovira, farmacólogo y miembro de la Associació Catalana de Ceràmica, descubrimos un conjunto patrimonial sorprendente y nos adentramos en la historia de la Farmacia en España.

rovira

Las dos farmacias originales estaban ubicadas en una pequeña población de la provincia de Burgos, y pertenecieron la misma saga familiar. Por circunstancias diversas, ambos negocios cerraron sus puertas de un día para otro, lo que ha permitido recuperar los conjuntos exactamente como eran cuando estaban en funcionamiento.
La primera farmacia abrió sus puertas a mediados del siglo XVII y perteneció a tres generaciones de la misma familia. La falta de herederos varones precipitó su cierre ya que la legislación de la época no permitía a las mujeres ser las titulares de una farmacia.

Destacan en esta primera farmacia los arabelos y jarras de cerámica decorados con el águila bicéfala, que según se ha podido demostrar, fueron encargados a la fábrica de Villafeliche en la provincia de Zaragoza.

aliga

En la época, un farmacéutico cuando tenía que abrir un nuevo establecimiento encargaba a una sola fábrica de cerámica todos el conjunto de objetos cerámicos que podía necesitar, creando una colección que identificaba su establecimiento.

Pero el tiempo pasaba y lo albarelo se rompían, y cuando tenían que reponer optaban por comprar los nuevos en una fábrica más cercana y elegir modelos estándares.

Comparacio

También se pueden ver otros recipientes de vidrio, así como morteros, aparatos de cobre para destilar medicamentos y la mesa de boticario.

taula

Tras unos años de inactividad, la familia pudo reabrir la botica cuando una de sus hijas se casó con un farmacéutico titulado. Un establecimiento completamente nuevo que respondía a las necesidades de finales del siglo XIX e incorporaba todos los avances técnicos y médicos del momento.
En esta farmacia encontramos una amplia muestra de medicamentos, muchos de los cuales, fueron utilizados hasta no hace muchos años y retornaron muchos de los asistentes a su niñez.

medicaments2.

Con esta salida se cerraba la programación al entorno a la exposición Cerámica para la Salud, que ha ocupado la primera planta del Museu Can Tinturé entre mayo y octubre de este año, y de la que han disfrutado más de un millar de visitantes.

This post is also available in: Catalán