La Colección de los Museos de Esplugues está formada por más 3.000 piezas, esencialmente de cerámica u otros objetos vinculados a la producción cerámica. En medio de azulejos de muestra, pasamanos espectaculares y mosaicos impresionantes, se esconden pequeñas joyas que esconden grandes historias detrás.

Empezamos con una auténtica “joya” modernista …se trata de un hermoso jarrón obra del pintor y ceramista Josep Guardiola y Bonet que, como indica la inscripción al pie, se realizó el 18 de agosto de 1921 en Esplugues de Llobregat. Actualmente esta pieza modernista forma parte de los tesoros de las reservas de los museos

Seguimos buscando en nuestros fondos y colecciones, y encontramos una pieza que se cruza en la historia de las dos principales colecciones de nuestros dos museos!

En 2011, el matrimonio Esteban Ros y María Miquel – hija del coleccionista Salvador Miquel- donaron diferentes piezas, ajenas a la Colección de azulejos que se expone en Can Tinturé. De entre ellas, había una curiosa placa cerámica proveniente de los Encants que lleva la inscripción:

‘1914. Obsequio ‘Hijo de Jaime Pujol y Bausis- Calle Talleres de Barcelona’

¿Sabéis para qué servía? La respuesta es bastante curiosa … en el espacio en blanco de esta cerámica, se enganchaba un bloque de calendario. Parece, que había sido concebida como un posible regalo a clientes poco antes de empezar el año 1914. Por la imperfección de ejecución, puede ser era una prueba más que una pieza acabada.

Y una pieza de una historia de amor …

En 2009, una familia de Sant Just Desvern, nos entregó un plato de cerámica, realizado por Clotilda Roca Bonet, nacida en Esplugues el 1869 y trabajadora de La Rajoleta. La había hecho ella misma como obsequio a su marido Jaume Seguí.

También un plato de loza dorada, fechado hacia 1910, realizado probablemente en el taller de Cal Diví, un obrador de cerámica muy conocido en Esplugues. Este plato había sido propiedad de Francisco Malaret y Bosch (Esplugues de Llobregat, 1850-1915) que repartía su jornada laboral trabajando en Cal Diví y de sereno de Esplugues. Nos hizo donación Merced Malaret y Soler, biznieta del propietario.

Años más tarde sería la fábrica Pujol i Bausis, quien se convertiría en un referente de la producción de loza dorada

Un plato, una mano y Esplugues …

Seguimos buscando piezas curiosas de nuestra colección, hemos llegado hasta otro plato de cerámica que se incorporó a nuestro fondo el año 2012.

Es una pieza hecha por el ceramista Josep Roig Ginestós, que fue alumno del mismo Francisco Quer y durante unos años trabajó en horno del Cal Divino, en Esplugues. Años más tarde, instalaría su taller de cerámica en el Pueblo Español hasta su jubilación.

Pero la importancia de este plato no está en el frente, si no en el reverso donde y aparecen los datos del autor: sus iniciales (JRG), el año de realización (1928 o 1925) y un dibujo de una mano que identifica que fue hecho en Esplugues.

¿Sabías por qué la mano está incorporada en el escudo de la ciudad? Antiguamente, nuestra población se identificaba con el nombre de su parroquia: Santa María Magdalena de Esplugues. La “mano” correspondería, pues, en la primera sílaba • laba del nombre la patrona …. Encontraríamos otros ejemplos de municipios que también han adoptado en sus escudos una mano como Masquefa o Manlleu, por citar algunos ejemplos.

A la entrada de Can Tinturé encontrará una pieza de la escultora y ceramista Madola también con la mano como protagonista, pero esta historia ya os lo explicaremos otro día.

Gran parte de nuestra Colección son azulejos  pero también hay mucho más, cerramos este paseo con un busto. En 2002, coincidiendo con la apertura pública de La Rajoleta, Juan Luis Asmarats hizo donación de este busto de su abuelo Pablo Pujol y Vila.

Se trata de una pieza singular de volumen hecha en caolín y producida en la fábrica, aunque no tenemos la fecha concreta. Seguiremos buscando historias curiosas de nuestras preces, por una nueva entrga de los pequeños tesoros de la Colección.

X